Opinión: Miquel Mir Gual