Opinión: Rosa Cursach Salas